Raza de gatos gigante Savannah


Desde siempre se ha intentado cruzar diferentes tipos de razas de gato para obtener nuevos especímenes mas aptos y con mejores garantías genéticas. Año tras año, se ha puesto especial empeño en mejorar y en dar con nuevas razas que reúnan las mejores características de estos animales. Un ejemplo de ello es la raza de gatos gigante Savannah, un nuevo tipo de raza felina fruto de la combinación entre el gato domestico y un felino africano conocido como el serval.

La raza de gatos Savannah destaca especialmente por sus características exteriores y por su tamaño. Con un pelaje que recuerda en gran manera a un guepardo, es de destacar unas orejas mas grandes de lo normal junto a unas patas bastante atléticas y largas y un cuerpo muy alargado. Después de varios años, se ha dado con esta raza de gatos novedosa, que sabe combinar perfectamente las características felinas del serval con la docilidad de los gatos comunes.

Al ser una raza relativamente nueva, los precios de estos gatos son bastante elevados, dependiendo en muchos casos de la cantidad de genes y su calidad para establecer un precio en concreto, que en algunos casos puede llegar a alcanzar varios miles de euros. Es sin duda alguna una mezcla perfecta, siendo un animal muy indicado para grandes fincas y propiedades donde pueda vivir tranquilamente.

La Toxoplasmosis en los gatos


Dentro de las enfermedades o problemas a los que tenemos que tener especial cuidado para con nuestras mascotas, esta la Toxoplasmosis , la cual se da especialmente en los animales felinos y por extensión en los gatos. Aunque no es excesivamente peligrosa, un cuidado responsable y unas medidas previas pueden ayudarnos a prevenir dicho problema.

Para entender que es la Toxoplasmosis , debemos atender de que se trata de una enfermedad de tipo parasitaria que puede afectar a todo tipo de animal de sangre caliente, la cual se mantiene en los tejidos o en la piel de nuestro gato por el resto de su vida, pero que puede llegar a ser tratado perfectamente. Es uno de los principales problemas que puede llegar a tener nuestra mascota, por lo que hay que prestar especial atención.

Normalmente esta enfermedad se da por que nuestro gato puede llegar a alimentarse de carne cruda en malas condiciones, pudiendo darse los casos en que incluso nuestro gato puede nacer ya con ello. Hay que tener especial atención con los felinos, ya que es en ellos donde este parásito puede llegar a Desarrollarse plenamente , cumpliendo el ciclo de vida preciso por el que puede dar posibles futuros problemas. 

Es cuando nuestra mascota gatuna defeca, cuando las heces al pasar unas veinti cuatro horas, pueden llegar a desarrollar este parásito si se dan las condiciones ambientales precisas. Hay que observar adecuadamente a nuestro gato por sí se puede llegar a adquirir este parásito al comer algún tipo de carne cruda o en alguna de sus salidas al jardín de nuestra casa. Una actitud preventiva y estar en conocimiento de todos los aspectos de esta enfermedad son la mejor posición que podemos adoptar para estar pendientes.


¿Cómo actuar ante los cambios de humor de nuestro gato?


En numerosas ocasiones habremos visto como de un día para otro podemos observar como el comportamiento de nuestro gato cambia repentinamente sin apenas un motivo aparente, pasando de un estado de ánimo muy tranquilo a otro donde en ocasiones el genio aflora inesperadamente. Es por ello que podemos adoptar una serie de medidas o trucos para poder manejar adecuadamente este comportamiento.

Los motivos del cambio de ánimo de nuestra mascota pueden ser muy variados. Desde un simple cambio de temperatura de su hábitat diario, una cambio en algunas de sus circunstancias del día a día como puede ser el haber acudido al veterinario o el haber pasado unos días viviendo en una casa distinta  a la que habitualmente tiene como su hogar. Sea como sea, el estado anímico de nuestro gato sufre de diversa manera estos cambios, por los que tenemos que estar precavidos.

Para saber como actuar ante estos cambios de humor, debemos partir con las ideas anteriormente mencionadas, por lo que debemos adaptar nuestra manera de actuar, tratando de acoger y de acondicionar nuestros actos hacia nuestro compañero. Es por ello que si por ejemplo, presenta cierta agresividad, no debemos forzar que esta aumente, evitando un contacto que apabulle o que pueda fomentar aún más ese estado de ánimo conflictivo. El tratar de calmarlo con un ambiente agradable o algo de comida excepcional, puede ser buena estrategia.

Normalmente estos cambios se suelen dar o ser más acuciantes en los gatos antes que en otras mascotas domésticas  típicas perros, ya que su humor se suele ver más influenciado por los cambios repentinos. Otros motivos suelen ser de tipo hormonal por lo que para ello deberemos consultar previamente con nuestro veterinario para saber si hay que actuar o incluir algún tipo de médicamente especial para manejar estas circunstancias de una manera más efectiva.