Los juguetes más apropiados para gatos

Juguetes para gatos ideales


Es bien conocido que por su naturaleza que los gatos son muy curiosos y juguetones, aprovechando cada instante para buscar nuevos retos y entretenimientos, claro esta cuando no es la siesta la prioridad en su agenda. Ya sea una simple pelota de caucho, un ratón de juguete o un simple hilo, en principio cualquier objeto puede ser fuente de entretenimiento y motivo de diversión para nuestra pequeña mascota.

Sin embargo después de varios años de estudio y basándose en la experiencia de muchos de sus dueños, podemos decir que existe un patrón de juguetes que son más indicados para gatos y con los que parece encontrarse más distendido y juguetón. Es por ello que muchos empresarios se afanan en buscar diseños y modelos de objetos que atrayan tanto a los gatos como a sus dueños para que estos se animen a jugar también con ellos.

Alguno de los juguetes más demandados son ya los clásicos mini ratones. Pero actualmente nada tienen que ver con los que antaño conocíamos, arrastrados por un hilo y que muchos dueños se veían forzados a arrastrar por la casa para jugar con su gato. Hoy en día algunos de estos ratones más modernos vienen equipados con cierta autonomía de movimiento ya que cuentan con una batería y en algunos modelos podemos ver que incluso pueden llegar a corregir su recorrido.

Otro tipo de objetos son los bien conocidos lasers punto de luz, que son usados para que hagan de reclamo o de cebo a su posible cazador, nuestro gato. Estos nunca deben enfocar directamente a los ojos de nuestro amigo, si no que debe ser usado enfocando aquella zona en la que queramos desarrollar nuestra actividad recreativa, como puede ser el mismo suelo, algunas zonas de la pared, etc,...siempre emulando la trayectoria que podría hacer una presa como una pequeña luciérnaga o una mosca, verdaderos reclamos para que nuestro gato actúe.

Trucos para la convivencia de gatos y perros

convivencia de perros y gatos


Por todos es conocido el famoso dicho que reza "llevarse como perros y gatos" , donde se da a entender que algunas personas al igual que este tipo de animales, no acaban de congeniar ni de soportar mutuamente la presencia del otro. Sin embargo, aunque se cree que en todos los dichos siempre hay algo de verdad, no siempre es así tal como vamos a comentar, pudiendo establecer una serie de trucos para la convivencia entre nuestro gato y un perro.

Lo primero que debemos analizar es y plantearnos quien es la primera de nuestras mascotas que antes ha llegado a nuestros hogares, ya que llegan a desarrollar una situación de dominio y un instinto territorial que puede entrar en conflicto ante la irrupción de un nuevo inquilino. En la mayoría de los casos, suele ser el perro el que mejor tolera las nuevas situaciones y el nuevo status quo, aunque no por ello no sea necesario aplicar ciertos consejos para su adaptación.

Algunos trucos para la convivencia de perros y gatos, pasan inicialmente por hacer la presentación formal de uno a otro. En este punto, es vital la supervisión de los dueños para estos primeros minutos, donde el primer instinto será explorar mediante el olor ante de la aproximación física entre uno y otro. Es importante no enfrentarlos directamente, si no dejarlos poco a poco que se vayan adaptando, tutelando en la medida de lo posible estos primeros momentos.

Exceptuando el carácter agresivo que puedan llegar a tener ciertas razas, la gran mayoría de nuestras mascotas perrunas jugarán a la espectativa y a los primeros comportamientos que pueda hacer nuestro gato. Tampoco es necesario forzar la situación si en un primer momento muestran agresividad o nerviosismo que en muchos casos se pueden confundir. Será conveniente en este caso apartarlos momentáneamente con ayuda de otra persona sin que se pierdan la vista el uno al otro, ya que lo importante en este caso es que se vayan acostumbrando a la presencia del otro.

Con el paso de los días la situación de nerviosismo e incertidumbre tienden a desaparecer, siendo en este momento cuando debemos iniciar una fase de aproximación más física motivando una situación de manada entre todos los miembros de la familia, logrando que se normalice el ambiente y que ambas mascotas entiendan que forman parte de la misma manada y familia. Pequeños trucos donde antes que todo prima el sentido común, siendo el principal consejo para casi todas las situaciones de la relación entre nuestros pequeños amigos.